Reclamaciones Banco Popular

¿Qué ha ocurrido con el Banco Popular?

El Banco Central Europeo comunicó el pasado 6 de junio de 2017 a la Junta Única de Resolución (JUR) la inviabilidad del Banco Popular Español. Al día siguiente, se suceden dos acontecimientos:

· La JUR acuerda la resolución del Banco Popular Español en el marco de un procedimiento inédito en el sistema bancario español y europeo.

· Se anuncia la compra por el Banco Santander, por el precio simbólico de 1 euro, del 100% del capital social del Banco Popular. De la noche a la mañana los cerca de 305.000 accionistas del Banco Popular habían perdido la totalidad de su inversión.

Los hechos que motivaron que la JUR, a instancia del Banco Central Europeo, declarase la inviabilidad del Banco Popular fueron los siguientes:

· El valor de la acción se había visto reducido en un 85% desde mayo de 2016, fecha en la que tuvo lugar la última ampliación de capital.

· El 6 de junio de 2017 la acción cerró su cotización al mínimo histórico de 0,317 euros.

· En la valoración previa a la resolución de la entidad, se reveló que el Banco tenía pérdidas por más de 2.000 millones de euros, y en el escenario más estresado las mismas ascendían a los 8.200 millones de euros.

· Fuga masiva de depósitos, que pudo alcanzar los 18.000 millones de euros en los últimos meses según ex altos cargos de la entidad.

   

Tal situación ha sido repentina e inesperada para los miles de accionistas y titulares de deuda afectados, quienes hasta el último momento recibían información falsa por parte del Banco al asegurar fehacientemente que la entidad se encontraba saneada, prueba de cuanto antecede:

· La comunicación del Hecho Relevante de 11 de mayo de 2017 a la CNMV-menos de un mes antes de la resolución del banco- en el cual la entidad desmintió categóricamente que hubiese encargado la venta urgente del Banco o que existiese un riesgo de quiebra de la entidad.

· El propio Gobierno y las entidades de regulación intentaron por todos los medios mantener una falsa apariencia de tranquilidad y normalidad a los accionistas y clientes del Banco.

   

Hasta hace una década el Banco Popular era el estandarte del sistema financiero español, fue considerada la entidad más solvente y la que más dividendos repartía entre sus accionistas. Adviértase que en el año 2007 el Popular valía en Bolsa 14.221 millones de euros en contraste a los 1.330 millones que valía antes de la resolución del FROB el pasado 7 de junio, ¿qué desembocó en esta situación?:

1. Crisis inmobiliaria

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, el Banco Popular contaba en su balance con 25.000 millones de créditos promotor, cuya recuperación era totalmente inviable.

2. Emisión y comercialización de productos complejos entre minoristas

5. Cese de D. Ángel Ron y llegada de D. Emilio Saracho.

6. El comienzo del fin.

  

En febrero de 2017, después de 32 años en el Banco Popular, D. Ángel Ron es cesado como presidente de la entidad. El banco registraba en ese momento pérdidas de 3.485 millones de euros. Se nombra a D. Emilio Saracho nuevo presidente.

A pesar de los esfuerzos por mantener una apariencia de control y normalidad, con la llegada del Sr. Saracho a la presidencia comienza a advertirse la profundidad y gravedad de la situación financiera del Banco Popular. El 3 de abril de 2017 la entidad reconoce a través de un hecho relevante que “el banco incluirá las correcciones que sean oportunas de forma retroactiva en los estados financieros del primer semestre”.

  

 

¿Cuál es la solución para los accionistas afectados del Banco Popular?

Los accionistas y titulares de bonos convertibles y deuda sólo tienen una posibilidad de recuperar su dinero: la reclamación judicial. Aunque el esquema de resolución adoptado por la JUR establece que los accionistas y acreedores de la entidad deben ser los primeros en soportar sus pérdidas, existen distintas vías de reclamación en función de las circunstancias de cada caso:

• Acción de nulidad por vicio en el consentimiento por error en la información financiera publicada por el banco al momento de la adquisición de la acción.

• Acción de nulidad por vicio en el consentimiento por error en las características del producto adquirido.

• Responsabilidad por el contenido del folleto (Ley del Mercado de Valores).

•Acción de indemnización por daños y perjuicios por incumplimiento contractual (Código Civil).

• Acción de responsabilidad contra los administradores.

• Acciones penales.

• Reclamaciones frente a la administración.

¿Puedo reclamar como accionista?

Si era accionista del Banco Popular, la posibilidad de reclamar con garantías dependerá del momento de adquisición de las acciones:

• Si adquirió acciones en la ampliación de capital de 2016: puede reclamar.

La información suministrada por el Banco para llevar a cabo la ampliación de capital en 2016 no era correcta. Adicionalmente, muchos de estos clientes compraron las acciones suscribiendo un préstamo con la propia entidad.

Situación similar a la salida a Bolsa de Bankia: las cuentas que se usaron eran fraudulentas. En el caso que nos ocupa incorrectas. En ambos casos el accionista ha tenido en cuenta una situación financiera irreal.

De haberla conocido desde un primer momento no habría realizado la inversión.

• Si adquirió acciones antes de la ampliación de capital de 2016, por el momento no es recomendable el inicio de ninguna acción civil.

Cabe interponer demanda por la vía penal o incluso, presentar una demanda de responsabilidad social de los administradores.

No obstante, desaconsejamos el ejercicio individual de ambas acciones por el elevado coste que supone para el accionista y, por otro lado, por el nulo retorno económico que obtendrá.

•Si adquirió acciones después de la ampliación de capital pero después de la comunicación del Hecho Relevante de 3 de abril de 2017: las posibilidades de éxito son más reducidas.